Marta Giménez Pastor fue poeta, docente, viajera infatigable,
amante de la sensibilidad, de la armonía, de la alegría,
de la vida y del buen humor

Novedades

Marta en Voces de infancia

VOCES DE INFANCIA – Poesía argentina para los chicos – Ediciones Colihue – Un libro con una interesante selección y ...

Seguir leyendo

Emociones sencillas

  Hace pocos días, Fabián, un “niño” de unos 23 años nos pidió el cuento EL TRAJE. Nos dijo que ...

Seguir leyendo

Un nuevo paseo por la escuela

Una vez más estuvimos invitados a la Escuela de Nivel Inicial Nº 11 “Marta Giménez Pastor en la provincia de ...

Seguir leyendo

¡Más Chiribitil!

De Graciela Melgarejo – diario La Nación Casi cuarenta años después -treinta y siete, para ser bien exactos- se produce ...

Seguir leyendo

Ver más

“Conocí a Marta hace años ya, y su fervor por los títeres no ha menguado, sino que por el contrario sigue tan vivo o más que en sus comienzos. Marta pone en cada una de sus obras toda su experiencia de maestra, de artista, de creadora del sentirse adentro de ese ámbito mágico que es el títere”.

Bernardo Mane

Detrás de los ojos de Marta no sólo se esconden sus poemas, sus títeres, sus tres hijos sino también los años de promociones de chiquitos de primer grado que pasaron por su ternura. Cuando vean “Versos en su sube y baja” en una librería, cuando vean un títere de Marta, sepan que uno de sus ingredientes es la magia. Y que con esa magia se consigue una perenne primavera y un sol incandescente.

Poldy Bird

Marta Giménez Pastor fue trovadora de la niñez, constructora de finas arquitecturas de fantasía. Perdurará como escritora, educadora y persona de exquisita sensibilidad. Su poesía se ocupa de la sencilla epopeya de las jirafas que buscan un traje a su medida, de los duendes que hacen cosas sin ton ni son, de la naturaleza que teje y borda o de las parejas de ratones que viajan en tranvía.

Pipo Pescador 

Todo es atemporal y mágico, en armonía con el prodigioso caos que es la infancia. Original y culta, esta destacada personalidad de las letras argentinas incursionó también en la literatura para adultos y configuró una sólida obra, no exenta de ironía. En lo personal, yo fui honrado por ella con una larga y cálida amista que se extendió hasta los últimos momentos de su vida.

Pipo Pescador