Su vida se pobló de premios, viajes, becas, invitaciones, homenajes, cursos , participaciones y entrevistas. Tras dedicarse con afán durante más de 30 años a la docencia, al mundo mágico de la poesía y a la literatura infantil, con más de 50 libros publicados, premios y distinciones, entre ellos el Premio Nacional  y el Premio Municipal de la ciudad de Buenos Aires y con la ausencia de su marido José Daniel Viacava, Marta Giménez Pastor decidió dedicarse a los viajes, a sus nietos y regresar a la literatura para adultos.

“¿Acaso existen escritores para altos, para petisos, para flacos? ¿Por qué tiene que haber escritores para niños? Hay poetas a secas o no hay nada ,decía mi amigo Fernando Guibert y tiene mucha razón. Yo me siento escritora y punto. ”

Entonces como amante de la poesía, publicó una serie de antologías de poemas de grandes autores como “Palabras a mi hijo” o “Palabras a mi madre” y  en 1998, editó su propio y último libro de poesía para adultos “Agua Florida”.